Higuaín: “Fue un acierto ir a la MLS”

Federico Higuain

Photo Credit: 
Jamie Sabau - Getty Images

BUENOS AIRES, Argentina—No tiene aires de superestrella del fútbol, ni en su atuendo ni mucho menos al hablar. Federico Higuaín, el mismo que en un puñado de partidos se metió a todo Columbus en el bolsillo, camina como uno más entre la gente que va y viene con prisa por Cabildo, la avenida principal que atraviesa el barrio porteño de Belgrano.

A la cita con FutbolMLS.com, El Pipita asoma junto a Santino, el menor de sus hijos, quien por su camiseta parece tener el mismo gusto de su padre por los Rolling Stones, aunque hoy por hoy sus oídos se rindan ante la música electrónica. En la primera parte de la charla, Higuaín deja sobre la mesa del bar su proyección con el Crew; su concepto de liderazgo y acaso uno de sus mayores sueños: reunirse en la MLS con su hermano Gonzalo, el artillero del Real Madrid y de la Selección argentina.

-¿Cuál es tu balance de tu primer semestre en MLS?

-Creo que fue un acierto ir a la MLS. No me canso de decirlo. Tanto mi familia como yo estamos plenamente felices. En cuanto a lo deportivo, logramos una buena puntuación pero quedamos en la puerta de los Playoffs. Para el año que viene dejamos una base y es importante.

-¿Te gustan los Playoffs?

-Creo que le da más posibilidades a todos. Para el que va primero es un “garrón” [hecho desagradable]; y para el que clasifica cuarto está buenísimo. Lo lindo es que da esperanzas a cualquiera, de manera que compromete a 10 ó 12 equipos, mientras en Argentina llegan sólo dos o tres equipos a las últimas fechas con chances de ser campeón.

-¿Desterraste algún preconcepto que tenías sobre EE.UU.?

-No, porque tuve poco contacto con EE.UU. antes­­­­ de ir a la MLS. Estoy súper contento en Columbus; aunque no hay nada como tu país, siendo mejor o peor, porque es difícil que haya algo mejor que con lo que vos naciste. Sí encontré una liga que me encanta, con un buen nivel de fútbol y que seguramente seguirá progresando. Yo proyecto, mientras mi cuerpo pueda y quiera -desliza sonriente-, quedarme bastante tiempo.

-¿Cómo interpretas tu alto rendimiento?

-El futbol es así. Llegás y tenés la dicha de entrar con el pie derecho o a veces llegás y tardás en rendir hasta que te acomodás. Todos tuvimos una confianza importante en la última recta del año para casi clasificar. Esperemos en 2013 ser más regulares y rendir como en los últimos partidos.

-El argentino cuando va a una liga de menor tradición a la suya suele ir más envalentonado. ¿Hay que creérsela un poquito para llegar y ser figura de inmediato?

-En mi caso no. Siempre me manejé del mismo modo, yéndome bien o mal, siendo respetuoso y cumpliendo lo que pide el técnico. Tanto Jairo Arrieta como yo tuvimos la suerte de entrar bien y de que el equipo ganara. Cuando los partidos pasan y sumás goles, asistencias, la confianza crece y te sentís más cómodo; pero mi comportamiento iba a ser igual si las cosas salían mal.

-¿De qué hablan con tu hermano Gonzalo?

-De todo un poco. De sus cosas, de las mías; un poco de la MLS, porque de alguna manera es una incertidumbre. Creo que si no fuera una liga de buena organización, de respeto y de calidad, no irían los jugadores de la talla que van para allá.

-Al plantearte una larga estadía en Columbus y por la MLS, que busca jugadores de jerarquía para potenciarse, ¿sueñas con que Gonzalo pueda llegar a la liga?

-[Sonríe] ¡Sí, claro! Es joven todavía, pero es algo que tenemos pendiente el poder jugar juntos. ¡Se puede dar, cómo no! Pero falta, falta mucho…

-¿Hasta dónde te limita el idioma dentro y fuera de la cancha?

-Creo que en el fútbol no limita. Con palabras básicas podés dar indicaciones o entender lo que te dicen. Más o menos te hacés entender, pero es mucho mejor tener un buen vocabulario. Yo me la rebusco, como un indio pero me la rebusco. En cuestiones que no podíamos resolver, nos ayudaba Evie, la mujer de Ricardo Iribarren [ayudante de campo de Robert Waryzcha].

-¿Te sientes capaz de liderar al equipo?

-Creo que eso te lo dan tus compañeros. En mi caso trato de ser un buen profesional, de entrenarme al máximo y ser un ejemplo. Lógicamente me queda aprender el idioma; pero uno no puede esforzarse por ser líder sin la aceptación del plantel.

-Entonces no crees en los líderes por imposición…

-Puede que sí, puede que no. Al menos yo, no respeto a alguien que me impone algo desde una posición que nadie se la dio. Si hablamos de un técnico, voy a respetar cualquier decisión, sea correcta o equivocada. Pero si hablamos de un líder de grupo, me parece más interesante cuando un plantel lo elige sin decírselo, al escucharlo, al imitarlo y cuando trata de comportarse de la misma manera que él. Creo que los líderes son esa clase de personas.

-¿Qué personajes de la historia son tus paradigmas de líder?

-[Piensa y suelta una sonrisa] ¡Mi viejo! [N. de R: Jorge, aguerrido defensor de Boca y River Plate en los ‘80]. Hay muchos líderes en la historia, cada uno con sus errores y aciertos…

-¿Hay alguno que admires o tengas más presente?

-Me gusta leer, escuchar, hablar de historia y personajes, pero me gusta más charlar sobre lo que puedo tocar, lo que sé y lo que veo. Considero que mi hermano Gonzalo es un chico que ha pasado momentos muy difíciles, lo veo como una persona con un temperamento fortísimo, como el de muchas personas que hubo en la historia. Pero a mi hermano lo conozco. Se lo que es y eso rescato de él, es como un líder, una persona a imitar en ese aspecto.

-Ese carácter es herencia de tu padre…

-Sí, lógico, pero estar y permanecer tanto tiempo en ese equipo donde está lo hace mucho más loable, mucho más fuerte.